Sevilla ofrece una gran cantidad de sitios para comer o degustar sus famosas tapas y vinos. Destacan entre sus platos las sencillas recetas como el gazpacho, el pescaito frito y el rabo de toro. Todo ello acompañado por un Sherry, una Manzanilla o un vino de Montilla.

De entre su repostería cabe destacar las Torrijas de Semana Santa, de origen musulmán y las Yemas de San Leandro, elaboradas a base de azúcar y yema de huevo por las monjas del convento del mismo nombre.